You are here: Home page » News SIEU

Victoria Camps Premio Nacional de Ensayo 2012

Victoria Camps, amiga y colaboradora de la SIEU y de la revista Télos ha recibido el Premio Nacional de Ensayo 2012 por su obra El gobierno de las emociones (Barcelona, Herder. 2011). Desde aquí le enviamos nuestra más efusiva enhorabuena.

La revista Télos en su número 17/2, actualmente en prensa, incluye un extenso artículo sobre esta obra escrito por Raquel Díaz Seijas.


"Hemos visto a lo largo de este trabajo que Victoria Camps defiende que la ética no puede prescindir de la parte emotiva del ser humano porque su tarea principal es, precisamente, poner orden y dotar de sentido a lo que nos afecta, con la finalidad de vivir y convivir mejor, para conseguir una sociedad con seres autónomos desde el punto de vista moral.

Decíamos al comienzo de estas líneas que este libro pretende resaltar el papel de la motivación en el comportamiento moral, motivación que hace uso de razones instrumentales para potenciar las emociones adecuadas y llegar así a la formación del carácter moral, a la autoestima moral.

Pico della Mirándola en su Oratorio sobre la dignidad del hombre sentenció que, al elegir, o nos enaltecemos o os degradamos. Escoger es parte de la libertad humana. Lo menciona la autora para esclarecer una vez más la importancia que tiene en el gobierno de las emociones saber que las pasiones tristes no nos convienen pero que es posible luchar contra ellas y superarlas. Los sentimientos son educables, pero tenemos que buscar el clima propicio para ello, y no abandonar la tarea de la ética. Si bien es cierto que se puede vehicular el aprender a vivir, no es menos cierta la afirmación de que es una tarea de cada uno consigo mismo, de conocerse a uno mismo y de la voluntad de querer llevar a cabo un proyecto de vida digno, virtuoso.

A lo largo de estas páginas, Victoria Camps se ha guiado por los filósofos que nos enseñaron que el deber ser o el ideal no se sustentan solo en razonamientos intelectuales, sino en afectos y emociones. Solo desde esta perspectiva, concluye, la ley moral se muestra como algo digno de ser admirado y las inmoralidades y las vilezas como algo indeseable."

(Extracto del final del artículo de Raquel Díaz Seijas.)