Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges en el Laberinto

Eduardo Rabossi, un ilustre filósofo argentino, quien conoció a Borges, nos contó a Esperanza Guisán y a mí, en el curso de una memorable comida, la respuesta que Borges dió a un admirador que insitía en pedirle permiso para tocarlo:

--"No hay para tanto, se lo aseguro".